El Trastorno Antisocial de la Personalidad

WikiCrim – La Wikipedia Criminológica


 

La característica esencial del trastorno antisocial de la personalidad es un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta. Este patrón también ha sido denominado, no siempre de forma acertada, como psicopatía, sociopatía o trastorno disocial de la personalidad. Puesto que el engaño y la manipulación son características centrales del trastorno antisocial de la personalidad, puede ser especialmente útil integrar la información obtenida en la evaluación clínica sistemática con la información recogida de fuentes colaterales. Para que se pueda establecer este diagnóstico el sujeto debe tener al menos 18 años y tener un historial de algunos síntomas propios de un trastorno disocial, antes de los 15 años. Dicho trastorno, implica un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de los demás, o las principales reglas o normas sociales apropiadas para la edad. Los comportamientos característicos específicos del trastorno, forman parte de una de estas cuatro categorías: Agresión a la gente o los animales, destrucción de la propiedad, fraudes o hurtos, o violación grave de las normas.

El patrón de comportamiento antisocial persiste hasta la edad adulta. Los sujetos con un trastorno antisocial de la personalidad, no logran adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal. Pueden perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención (la cual puede o no producirse), como la destrucción de una propiedad, hostigar o robar a otros, o dedicarse a actividades ilegales. Las personas con este trastorno desprecian los deseos, derechos o sentimientos de los demás. Frecuentemente, engañan y manipulan con tal de conseguir provecho o placer personal (Pej: para obtener dinero, sexo o poder. Pueden mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros o simular una enfermedad. Se puede poner de manifiesto un patrón de impulsividad mediante la incapacidad para planificar el futuro. Las decisiones se toman sin pensar, sin prevenir nada y sin tener en cuenta las consecuencias para uno mismo o para los demás, lo que puede ocasionar cambios repentinos de trabajo, de lugar de residencia o de amistades. Los sujetos con un trastorno antisocial de la personalidad, tienden a ser irritables y agresivos y pueden tener peleas físicas repetidas o cometer actos de agresión (incluidos los malos tratos al cónyuge o a los niños).
 

El Trastorno Antisocial de la Personalidad

WikiCrim – El Trastorno Antisocial de la Personalidad

 

Los actos agresivos necesarios para defenderse a uno mismo o a otra persona no se consideran indicadores de este ítem. Estos individuos también muestran una despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás. Esto puede demostrarse en su forma de conducir (repetidos excesos de velocidad, conducir estando intoxicado, accidentes múltiples). Pueden involucrarse en comportamientos sexuales o consumo de sustancias, que tengan un alto riesgo de producir consecuencias perjudiciales. Pueden descuidar o abandonar el cuidado de un niño, de forma que puede poner a ese niño en peligro.

Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad, también tienden a ser continua y extremadamente irresponsables. El comportamiento irresponsable en el trabajo, puede indicarse por períodos significativos de desempleo aun teniendo oportunidades de trabajar, o por el abandono de varios trabajos, sin tener planes realistas para conseguir otro trabajo. También puede haber un patrón de absentismo, no explicado por enfermedad del individuo o de un familiar. La irresponsabilidad económica, viene indicada por actos como morosidad en las deudas y falta de mantenimiento de los hijos, o de otras personas que dependen de ellos de forma habitual. Los individuos con trastorno antisocial de la personalidad, tienen pocos remordimientos por las consecuencias de sus actos.

Pueden ser indiferentes o dar justificaciones superficiales por haber ofendido, maltratado o robado a alguien (Pej: «la vida es dura», «el que es perdedor es porque lo merece» o «de todas formas le hubiese ocurrido»). Estas personas pueden culpar a las víctimas por ser tontos, débiles o por merecer su mala suerte, pueden minimizar las consecuencias desagradables de sus actos o, simplemente, mostrar una completa indiferencia. En general, no dan ninguna compensación ni resarcen a nadie por su comportamiento.

El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o de un episodio maníaco.
 


Fuente: WikiCrim es la primera Wikipedia Criminológica en el mundo (WikiCrim – La Wikipedia Criminológica) – El Trastorno Antisocial de la Personalidad«Visitar la letra T de la WikiCrim»