Orígenes y modernidad de la criminología ambiental

Mtro. Tonatiuh Suárez-Meaney
Dr. Luis Chías Becerril
Universidad Nacional Autónoma de México
México


 

Quetelet: Por una estadística criminal

 

Un espacio aparte requiere Quetelet quien en 1842 fue quizá el primero en realizar un análisis geográfico estadístico estudiando la relación espacial entre la incidencia delictiva y otras variables en lo que hoy se conoce como análisis ecológico. Es de los primeros que analizan las estadísticas criminales geográficas para conocer los factores que gobiernan las conductas llegando a hipótesis que aún hoy se pueden actualizar sobre la estacionalidad criminal.

Pero ese esfuerzo es opacado por el ímpetu de otras teorías que van hablando de causas del crimen como las biológicas, la mental, genética, social, relegando los esfuerzos de Quetelet por mucho tiempo. Unos decenios después Durkheim hará análisis similares con el fenómeno del suicidio.
 

Revisionismo neoclásico

 

A raíz de contradicciones ya detectadas en su época por Locke sobre los planteamientos clásicos, surge el revisionismo. Observaron que no había posibilidad de una regla universal para aplicar la pena, que todos los penados eran diferentes. Aquí surge un aspecto relevante pues consideran que el medio también afecta al criminal y lo impulsan a cometer actos, un principio básico de la criminología ambiental. Gracias a las revisiones neoclásicas la ley dejó de ser universal y un sinfín de atenuantes o agravantes surgieron, pues los medios ambientes son diferentes y las personas también.

Por ello surgieron muchas profesiones afines de las cuales se fue sirviendo la ley, los expertos en psiquiatría, en psicología, el trabajador social. Realmente Becaria era un obstáculo para este avance pues el sostenía que la pena debería ser proporcional al delito, no al delincuente, y el medio ambiente forma parte del entorno del delincuente (Taylor, 27). Lo importante del revisionismo neoclásico es que acepta que el problema del crimen puede estar afuera del criminal. Un principio importante para la criminología ambiental.
 

Positivismo

 

Durante la segunda parte del siglo XIX los positivistas encabezados por Lombroso dicen mostrar que el crimen tiene origen en le predisposición de algunas personas. Por ejemplo consideraba que los criminales eran de menor inteligencia (Lombroso, 2006). Hoy se considera obsoleta esta visión que es discriminativa no sólo para el criminal sino para las personas de menor inteligencia. El positivismo en general puede considerarse un retroceso a los avances logrados anteriormente. Los representantes del positivismo siempre pensaron que las características físicas de una persona los llevarían a poder predecir quién habría de delinquir y quién no.

La única consecuencia para la criminología ambiental sería la concentración de ciertas afinidades biológicas. Por ejemplo la gente puede creer que es peligroso ir a cierta zona. Aunque se podría creer que en ese sentido el positivismo no aportó nada a la criminología ambiental, realmente tuvo una gran aportación en cuanto exigió que cualquier conclusión estuviese basada en mediciones. El objeto de estudio de la criminología de esa época no es en sí el crimen si no el criminal, lo cual les impide considerar el resto de los factores que inciden en el fenómeno.

Pero algunos exponentes de la corriente positivista como Ferri, resultan revolucionarios al desmarcarse un poco de la tendencia positivista y aceptar que la sociedad determina al criminal mediante procesos psicológicos en las personas y que además hay muchos tipos de criminales y no sólo uno (Ferri, 2009). También consideraba, influenciado por Darwin y Spencer que la sociedad y los criminales estaban en una constante lucha (Phil, 2010) De cualquier forma, es de los primeros en sostener la importancia de factores (y no causas) dentro y fuera de la mente criminal lo cual es indispensable para sostener los principios de la criminología ambiental.
 

orígenes y modernidad de la criminología ambiental

Orígenes y modernidad de la criminología ambiental

 

Época moderna

 

Antes del siglo XX había pocas corrientes sólidas a las que cada investigador se afiliaba. A partir del siglo XX la discusión se da desde muchos enfoques y posturas. Como vemos y aunque parezca mentira, no siempre se ha aceptado que las condiciones ambientales, como hemos sugerido arriba (considerando ambiente como todo lo que rodea a un actor), puedan ser un factor criminógeno. Esta constituye una visión moderna del crimen.

La criminología que hoy utiliza para la investigación, herramientas matemáticas y tecnológicas como el SIG, no nació como ciencia, y aún hoy, es una disciplina que no termina por encontrar bien su objeto de estudio. Casi todas las ciencias tienen plenamente identificado su objeto de estudio mientras que en la criminología se ha baten sus integrantes entre si el objeto es el criminal, el crimen,la conducta desviada.

Muchos aspectos marcan la nueva época: hoy existen sistemas eficientes que permiten analizar múltiples factores y no causas individuales; es hasta mediados del siglo XX cuando se comienza a hablar de factores del crimen en vez de causas; hoy se ha dejado de lado el concepto delito –que es un concepto aplicable en un tiempo y lugar específico– para tomar el de crimen definido como conducta desviada y/ antisocial.

La criminología ambiental también viene marcada por el sello de la época que es la predominancia de la prevención sobre la reacción. Desde finales del siglo XIX y principios del XX surgen teorías que paulatinamente van asociando la conducta delictuosa a la biología, a la genética o a la herencia.

Aunque todavía en una época tan tardía para el efecto, como 1987, Mednick hablaba con tono de pretensión sobradamente científica, de causas biológicas del crimen y de prevención criminal por medio de inspección biológica (Mednick, 1987), algo que para esta fecha es reservado a la ciencia ficción más pesimista como la de la novela Investigación Filosófica de Kerr seguramente inspiradora de películas como Minority Report. No cabe duda que el desarrollo de la criminología es desigual y combinado.

A mediados del siglo XX la psicología comienza a ser una explicación y posteriormente el urbanismo también: la escuela de Chicago ofrece explicaciones del crimen donde la morfología urbana resulta importante, se ve la criminología desde una perspectiva de ecología humana (Bottoms, 621). Es hasta finales del siglo XX cuando se acepta plenamente –al menos por una escuela– que el medio ambiente (considerado como todo lo que rodea territorialmente a una sociedad) tiene una influencia importante en el desarrollo del crimen.

Aun así hoy en día no se termina de reconocer dicha importancia, a pesar de que la escuela de criminología ambiental es la que ha proporcionado evidencia científica de cómo algunos factores inciden en las tasas delictivas. Estas conclusiones abonan en favor de la construcción de políticas de prevención criminal. Hoy se presta más atención a la prevención del crimen que a la del delito. Hoy las teorías de prevención tienen presente la diferencia entre crimen y delito. El crimen es una conducta desviada y el delito es una conducta por definición típica, antijurídica y culpable, debe estar descrito y debe ir contra la ley causando culpa y sanción.

Hay crímenes que no son delitos como las acciones nazis durante la guerra que obedecían a las leyes nazis. Una visión de la criminología a acciones no solo no criminales, sino hasta heroicas que fueron delitos como el incendio del Pípila de la alhóndiga de granaditas. La tabla 3 resume todo lo anterior«Ver Artículo Completo»

 


” Orígenes y modernidad de la criminología ambiental ” – Extracto de:

FUENTE

Autor: Mtro. Tonatiuh Suárez-Meaney y Dr. Luis Chías Becerril (México)
Título: Geografia criminal y el homicidio serial: El caso de Juana Barraza (pp. 60-80)
Revista: Archivos de Criminología, Seguridad Privada y Criminalística. Año 3, vol. V agosto-diciembre 2015

12/03/2024

Antes de irte... ¡No te olvides de dejarnos tu correo!

 

Cada mes tenemos cursos con ofertas especiales, por tiempo limitado, solo para nuestros usuarios registrados

Responsable de los datos: Marta Pellón Pérez
Finalidad de los datos: Enviarte información y ofertas de nuestros cursos
Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Mailrelay

Legitimación: Tu consentimiento
Derechos: En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@estudiocriminal.eu. Encontrarás más información en nuestra Política de Privacidad